El Balonmano Zamora viaja este fin de semana a tierras gallegas para enfrentarse a Acanor Novas, un equipo asequible pero que en casa, siempre con el pabellón lleno, “se hace fuerte” y muy difícil de batir. Para el técnico pistacho, la clave de poder puntura en tierras gallegas pasará por conseguir que el conjunto zamorano sea competitivo durante todo el partido, sin los típicos parones de juego que tanto daño han hecho al equipo en esta temporada y que tantos puntos han costado.

“Tenemos que ser competitivos, intensos, todo el partido” aseguró Leo Alvarez este jueves en la rueda de prensa previa al partido del sábado.

El rival, explicó Alvarez, es un equipo duro que hace un juego muy dinámico, con buenos extremos y una buena defensa que empujada por el público pone las cosas muy difíciles a los equipos visitantes.

Acompañando a Alvarez estuvo este jueves el meta pistacho, Felipe Barrientos, en pleno proceso de adaptación a la competición española y al equipo. Para el portero del MMT, el principal objetivo es “aportar el máximo al equipo” y sobre todo, seguir mejorando para en la segunda vuelta hacer una tarea mucho mejor a la realizada hasta ahora.