España es un país futbolero pero, sin duda, lo que más gusta del deporte rey es disfrutar cada partido en compañía y, si puede ser en un bar o en un restaurante, mucho mejor. Así se desprende de un estudio elaborado por UniversalPay, entidad especializada en soluciones de pago físicos y digitales para comercios de todos los tamaños y sectores, que estima que durante el Mundial de Rusia la hostelería de nuestro país incremente sus beneficios al menos un 25% solo en pagos electrónicos, un porcentaje que se sitúa en algo más del 12% en el caso de Castilla y León.

El papel que desempeñe España en el campeonato está directamente relacionado con este aumento de ganancias en el sector, pues cada vez que la selección española disputa un encuentro, los beneficios aumentan al menos un 16%, un porcentaje que se incrementa exponencialmente a medida que el equipo avanza en el calendario.

En este sentido y, a medida que el campeonato entre en etapas más decisivas, el interés por los cruces entre selecciones va a ir ascendiendo, lo que aumentará también proporcionalmente la facturación en hostelería.

El día de la final del Mundial las ganancias de bares y restaurantes con respecto a un domingo de julio sin campeonato de fútbol podrían aumentar al menos un 66%, una cifra que no tiene en cuenta que España dispute este partido, por lo que refleja la pasión que despierta el fútbol en nuestro país.

Asimismo, los días en los que se juegan los partidos también son decisivos en lo que a facturación se refiere. Los fines de semana revelan una mayor afluencia de clientes en bares y restaurantes y un mayor consumo. La facturación estos días por pagos electrónicos en el sector es un 23% más elevada que de lunes a jueves durante el propio evento deportivo. El ticket medio también es mayor, 30 euros, frente a los 25 euros de gasto entre semana.

Por comunidades autónomas, a los que más les gusta disfrutar del deporte rey en el bar es a los riojanos, ya que la hostelería de esta región aumenta su facturación durante todo el campeonato un 146% con respecto al mismo periodo sin Mundial. Le siguen los melillenses, que aumentan las transacciones con tarjeta en hostelería más de un 119%.

Tras ellos, el sector hostelero extremeño aumenta sus beneficios un 30% y el de Baleares lo hace en más de un 28%. Madrid y Valencia rondan un incremento del 25% y Castilla-La Mancha, Galicia y Cantabria superan el 20% en crecimiento de facturación con respecto al mismo periodo de tiempo sin campeonato de fútbol.

Por su parte, Andalucía y Asturias rondan un aumento del 18% y los bares y restaurantes de Castilla y León alcanzan casi el 13% más de facturación. Aragón, la comunidad canaria y Murcia oscilan entre el 5% y el 10% más de facturación. En Cataluña se mantienen los beneficios y solo disminuyen en Navarra y País Vasco, con un 1,8% y un 23,3% menos, respectivamente.