La obra de Tomás Crespo Rivera es desde hoy protagonista en el Museo Diocesano de Zamora. La décimo tercera exposición temporal está dedicada al artista zamorano reuniendo 22 de sus obras. El delegado diocesano de Patrimonio y director del Museo Diocesano de Zamora, José Ángel Rivera de las Heras, ha sido el encargado de realizar la presentación de la exposición ubicada en la iglesia de Santo Tomé.

22 obras de diferentes épocas del autor que se formó en la Escuela de Bellas Artes de Zamora, además de en Madrid, en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. A principios de los años sesenta se Crespo Rivera se trasladaba a Barcelona, retornando en 1962 a su ciudad natal, donde establece su estudio. Entre 1983 y 1991 se dedica a la docencia, impartiendo clases de modelado en la Escuela de Artes y Oficios de Zamora. En 1993 centra su actividad en la creación de diseño y la decoración. Desde 1999 hasta la actualidad se dedica plenamente a la escultura.

“Crespo Rivera es fundamentalmente escultor, pero también ha hecho incursiones en los campos de la pintura, el dibujo, el cartel y la vidriera”, ha expresado José Ángel Rivera de las Heras recordando, además, que la ciudad de Zamora cuenta con varias obras urbanas de este artista como el busto del torero Andrés Vázquez que está junto a la Plaza de Toros; el relieve mural del que fuera Banco Castellano, y ‘equilibrio circular’ en los jardines de Eduardo Barrón.

“De su obra religiosa en Zamora destaca la maqueta del paso procesional de la Desnudez, la monumental figura de Cristo Rey ubicada en la iglesia del mismo nombre, los ángeles de la portada de esta misma parroquia en colaboración con Luis Quico, La Piedad conservada en la Junta Pro Semana Santa, o el Nacimiento que obtuvo el premio de Arte Navideño de Galerías Preciados”, ha comentado Rivera de las Heras, que añadía que Crespo Rivera se ha dedicado tanto a la figuración como a la abstracción, y se ha expresado a través del bronce, la piedra y la madera.

Una muestra que quiere ser, tal y como ha dicho, el delegado diocesano de Patrimonio y director del museo diocesano de Zamora “un sencillo y merecido homenaje a un hombre discreto y modesto a la par que a un artista cuya valía debe ser reconocida públicamente entre sus paisanos”.

Por su parte, Tomás Crespo Rivera se ha mostrado orgulloso y “sorprendido” de ver cómo ha quedado la exposición porque nunca había expuesto con la categoría e iluminación que tiene este museo diocesano. “Es muy satisfactorio comprobar y ver reunida la obra de tantos años que uno va haciendo y va dejando atrás. Dentro de la homogeneidad que se busca en la muestra se ve claramente la evolución en los estilos”, ha añadido.

La exposición de la obra religiosa de Tomás Crespo Rivera puede visitarse en el Museo Diocesano de Zamora de lunes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas; además de los domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas.

[ngg src=»galleries» ids=»441″ display=»basic_thumbnail»]