El todavía color verde de las hojas y el césped del parque de Olivares se compagina con el blando y rojo del montaje artístico que llevan a cabo los integrantes de la compañía portuguesa Proyectos de Intervención Artística (P.I.A.) dentro del primer Festival Cultual Hispano-Luso DOURARTE, que se inicia hoy, promovido por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento, a través de programa Flumen Durius.

Los troncos de los árboles revestidos de tela desechada procedente de los antiguos telares portugueses, cordones del mismo color que cuelgan de las ramas a modo de lianas ondulantes, como si de pronto el parque se hubiera transformado en un valle de sauces blancos; relojes de distintos tamaños, formas y colores que marcan horas infinitas; cuadros que encuadran las miradas que queramos percibir en nuestra mente; o zapatos rojos, femeninos, en el suelo o colgados en lámparas de macramé con los que se pretende pisotear toda clase de violencia, configuran este proyecto de arte público que transforma el espacio en un nuevo entorno de poesía visual con el que, según sus autores, nos cuentan «la historia de cuatro viajeros que caminan por un mundo de objetos suspendidos y a través de la memoria…que ha vuelto a nuestras vidas».

Este escenario servirá demarco para las actividades del Festival Dourarte que se desarrollará durante los próximos días en Zamora con distintos talleres, teatro, cine, relatos, música, danza y baile, en lo que pretende convertirse en una gran fiesta de convivencia y fusión de culturas hispano-lusas que nos permita derribar de una vez por todas la «Raya» imaginaria que incomprensiblemente todavía nos separa.