El Partido Popular de Zamora abre este próximo jueves el proceso para elegir a los doce diputados que le representarán en la  Diputación Provincial. El presidente provincial, José María Barrios, señaló que serán exclusivamente las votaciones de los concejales de cada circunscripción las que elijan a sus representantes en la institución provincial, una decisión, precisó, “que no pasará después por ningún órgano superior, más democrático no puede ser”, apostilló, en referencia a la situación que se está viviendo en el PSOE de Zamora, donde será finalmente la comisión ejecutiva federal quien decida quienes serán los diputados provinciales siguiendo  la propuesta de la comisión provincial y al margen de lo que haya decidido cada comarca, según confirmó minutos antes el secretario general de los socialistas zamoranos, Antidio Fagúndez.

El lunes terminará el proceso de votaciones, añadió, ya que a partir del martes la Junta electoral  puede llamar a los distintos partidos.

Barrios realizó estas declaraciones antes del comité ejecutivo que el PP celebró este martes, de forma ordinaria tras las elecciones.

La reunión sirvió para analizar los resultados de las últimas convocatorias. Aseguró que en la provincia el PP ha sido el más votado y ha logrado 146 alcaldías con mayoría absoluta, frente a las 55 del PSOE. Satisfechos también en el PP con los resultados en las nacionales y en las autonómicas, a pesar de haber perdido representantes, algo que ha ocurrido por un escaso margen de votos que hace tener esperanzas a los populares de poder recuperar el terreno perdido.

Más contundente se mostró José Marías Barrios a la hora de evaluar lo ocurrido en las tres principales localidades de la provincia. Reconoció que los resultados han sido “malos” tanto en Benavente, como en Toro y en la capital zamorana y señaló que será necesario hacer un “análisis profundo” para determinar las causas y mejorar de cara a las próximas elecciones.

Barrios no espera que en el PP se produzcan renuncias a actas de concejal como las que se han vivido en el PSOE. Aún reconociendo que el acta de concejal es “exclusivamente personal”, señaló que no tiene constancia de que se pueda producir algo similar en el PP.