El Partido Popular trata a estar horas de minimizar los daños ocasionados por las municipales del 26-M intentando conseguir el apoyo de Ciudadanos para, al menos, mantener el gobierno de la Diputación Provincial de Zamora.

El reparto provisional de diputados otorga al partido de José María barrios doce escaños en el salón de Plenos de la institución provincia, muy cerca de la mayoría absoluta. El diputado que los votos conseguidos en la capital otorgan a Ciudadanos sería la llave en este caso de un gobierno provincial todavía por definir.

Aunque la provisionalidad de los datos hace que nadie quiera pronunciarse sobre un posible pacto, lo cierto es que fuentes cercanas a la gestora que rige Ciudadanos en Zamora consideran que la alianza con el PP sería “un pacto natural” en contra de lo que supondría apoyar a PSOE e IU.

En contra de este tripartido juega también el hecho de que desde Ciudadanos se considera una estrategia casi “suicida” llevar a IU, y por tanto a Guarido, al gobierno provincial. “Sería fortalecerlo aún más”, aseguran.

El PP por otra parte ya ha iniciado los contactos, al menos vía telefónica, con Ciudadanos para conseguir el apoyo del partido naranja.