La procuradora del Partido Popular por Zamora, Isabel Blanco, ha denunciado este lunes que las medidas adoptadas por el Gobierno en contra de la educación concertada pueden suponer la desaparición de los centros concertados, los que en la práctica, en la provincia,  supondría tener que recolocar a 5.000 alumnos y “un ERE para 500 profesores”.

Blanco ha defendido la coexistencia de la enseñanza pública y la concertada, un modelo, ha dicho, que ha venido funcionando a la perfección durante mucho tiempo y que ahora el Gobierno de Pedro Sánchez ha intentado derribar haciendo que “de alguna forma, la enseñanza concertada sea subsidiaria de la pública”.

Según la PNL presentada por el PP, “tener centros públicos es magnífico para nuestra comunidad educativa, y tener centros privados concertados aporta, suma para avanzar”.

Desde el PP también se ha criticado la posibilidad de que la nueva ley de reforma educativa contemple, “la eliminación a corto plazo de los centros de educación especial, pasando sus alumnos al estado escolarizados en el sistema ordinario”.

Blanco ha defendido la libertad de los padres para escolarizar a alumnos con necesidades especiales en el tipo de centro que quieran. El PP, ha señalado, apuesta por una “educación inclusiva”, pero también que los padres que quieran que sus hijos vayan a un centro especial lo puedan hacer.

En Zamora, ha dicho, hay 67 niños escolarizados en un centro especial y 27 en tres aulas integradas en centros de enseñanza convencionales. “Un modelo que creemos debe mantenerse”, ha subrayado la procuradora del PP.