Mayte Martín Pozo, candidata del Partido Popular al Ayuntamiento de Zamora, ha reiterado este miércoles la necesidad de impulsar con medidas viables y eficaces el Servicio de Urbanismo del Consistorio de la capital. “No nos podemos permitir perder ni una sola oportunidad de generar empleo en nuestra ciudad. Sabemos que estamos en un momento crucial y hay que poner sobre la mesa todas las medidas que sean precisas para solucionar un problema que está ahí y que todo el mundo está reclamando”.

En este sentido, Martín Pozo ha recalcado que una de sus prioridades para el próximo mandato es implantar una “licencia exprés” comprometiéndose a que se cumplan los plazos previstos por ley. “Dicho así parece una obviedad, pero actualmente no se están cumpliendo los plazos y los zamoranos, o cualquiera que haya pretendido abrir un negocio o hacer una obra, sabe de qué estamos hablando. No puede haber expedientes acumulando retrasos”. Así, la candidata popular también ha reseñado que, “en caso de que se produjera un retraso achacable al Ayuntamiento en la concesión de una licencia, todas las tasas abonadas serían bonificadas al perjudicado”.

Por este motivo, desde la candidatura del Partido Popular se ha señalado como fundamental la necesidad de implantar la figura de un gerente de Urbanismo. Además, añade Martín Pozo, “complementaríamos esa medida con la gestión indirecta de las licencias y los trámites burocráticos precisos para realizar una obra en un local comercial o en una vivienda privada. Y, si fuera preciso, también apostamos por acuerdos con colegios profesionales del sector urbanístico para acabar con el atasco en la tramitación de licencias”. Asegura que son medidas “reales, viables y factibles que no se han implementado en los últimos cuatros años y que, sin duda, hubieran evitado que muchos emprendedores se marcharan de Zamora”.

Finalmente, Mayte Martín Pozo también ha anunciado que una de las medidas populares en materia de Urbanismo, y para fomentar el emprendimiento económico en la capital, que impulsará será la de “una exención del 95% del IBI para locales comerciales que, encontrándose sin actividad, se ponga en marcha un negocio que genere empleos a tiempo completo”.