Los procuradores del PP por Zamora, Oscar Reguera e Isabel Blanco, han presentado esta mañana una iniciativa impulsada por su partido en las Cortes de Castilla y León y que tiene por objeto impulsar la renovación del parque automovilístico regional en beneficio de los vehículos híbridos y eléctricos.

Reguera ha explicado que la Junta establecerá una deducción fiscal del 15% en el IRPF por un valor máximo de 4.000 euros. Una ayuda que estará destinada a la compra de coches para particulares, no empresas.

Con esta medida se trata de impulsar “de manera razonable” y con una medida de apoyo real y efectivo la compra de coches eléctricos.

En Zamora, señaló el procurador, en 2017 solo había 381 vehículos alternativos, una cifra mínima pero que crece con porcentajes muy por encima de la media regional.

Los procuradores han llamado la atención también a la postura mantenida por PSOE, Podemos, IU y Ciudanos con respecto a un programa de ayudas de 30 millones de euros destinado a pequeñas y medianas empresas. Blanco subrayó el incomprensible veto de la oposición a una medida que claramente iba a ser beneficiosa para las empresas de la comunidad.