El PSOE de Zamora otra vez en crisis. La enésima revuelta interna dentro del partido socialista de Zamora tiene esta vez que ver con la decisión de la ejecutiva provincial de revocar la decisión tomada por los concejales de la comarca de Toro de elegir a Tomás del Bien como diputado provincial para representar a la zona en la institución provincial.

En lugar de Del Bien, el PSOE zamorano ha querido que el diputado provincial de la zona sea el alcalde de Morales de Toro, Luis Segovia, que perdió por un estrecho margen, pero perdió, las votaciones en las se enfrentó a Tomás del Bien la semana pasada.

La decisión de la ejecutiva provincial no ha sentado lógicamente nada bien al alcalde de Toro, que no ha dudado en tachar la medida como “injusta”. Para Del Bien, la decisión de revocar su elección como diputado pone en evidencia a la dirección provincial del partido y supone la prueba evidente de que en el partido no se le han perdonado las críticas vertidas recientemente contra Antidio Fagúndez por los malos resultados electorales cosechados en las últimas elecciones.

Para Del Bien, sin embargo, hay pocas opciones porque la decisión de los concejales no era vinculante para el partido y está en manos de la ejecutiva la designación de los diputados,

En el PSOE, por su parte, consideran que la igualdad en las votaciones entre Segovia y Del Bien legitiman la decisión de la ejecutiva, dado que se viene a premiar con esta medida el trabajo realizado por el alcalde de Morales de Toro durante los últimos cuatro años y en las pasada campaña electoral.

En el seno del partido, a pesar de las explicaciones oficiales, se reconoce de todas formas que la decisión de revocar la designación de Del Bien tiene lógicamente que ver con sus planteamientos siempre críticos hacia la figura de Fagúndez. Un posicionamiento siempre a la contra del secretario provincial que tuvieron su máximo momento de tensión la semana pasada cuando de forma indirecta, pero muy contundente, pidió la dimisión del secretario general del partido debido a sus malos resultados electorales.