El PSOE de Zamora cierra este viernes la campaña electoral con el claro objetivo de romper la hegemonía que a lo largo de las últimas décadas ha mantenido el partido popular. Lo que el domingo está en juego, ha dicho el secretario provincial del PSOE, Antidio Fagúndez, “la posibilidad histórica y real de ganar por primera vez al PP” arrebatando al partido de Pablo casado ese segundo diputado nacional en juego.

Para Fagúndez, la posibilidad de arrebatar ese segundo diputado al PP es un “reto difícil pero no imposible”. Aun así, los socialistas pretenden plantar cara a los populares, aunque haya que luchar contra un “suelo de votos muy alto” que hace complicado que el PSOE pueda llegar a los dos disputados.

El domingo, según Fagúndez, los zamoranos se juegan además que “las derechas” tiren por tierra todos los derechos y libertades conseguidas a lo largo de las últimas décadas.

El secretario provincial socialista hizo un llamamiento especial a los indecisos y a aquellos que no piensan votar el domingo. Su voto, en caso de no entrar en las urnas, “irá a parar a las tres derechas, la azul, la naranja y la de Vox”.

Fagúndez ha descartado que el tercer diputado en cuestión pueda recaer en otras formaciones. Las estadísticas, ha dicho, Hacen muy difícil que Ciudadanos o Vox puedan superar ese umbral mínimo de 16% necesario para optar a un diputado nacional.