El Grupo Municipal Socialista de Montamarta ha denunciado hoy “el desastre de equipo de gobierno” que existe en el Ayuntamiento y la “falta de confianza” en el mismo, lo que ha ocasionado que no se hayan aprobado los presupuestos de este ejercicio 2018 y que supondrá que se dejen de invertir un total de 124.578 euros en el municipio.

El pleno extraordinario, celebrado el pasado 29 de mayo, llevó como punto principal en su orden del día el Examen y aprobación en su caso de la cuestión de confianza vinculada con la aprobación de los presupuestos generales para el ejercicio 2018, cuyo presupuesto total asciende a 827.763,61 euros. La Alcaldesa Cristina Folgado se sometía a una moción de confianza cuyo resultado fue negativo con tres votos a favor emitidos por la  Alcaldesa, de Unidos por Montamarta, y los dos concejales del Partido Popular; y cuatro en contra, emitidos por los tres concejales del PSOE y un concejal de Unidos por Montamarta.

El Grupo Municipal Socialista explica con detalle las razones que les han llevado a votar en contra. En primer lugar, denuncian que no se les entregase una copia de los presupuestos junto con la convocatoria y que se les enseñasen durante el mismo pleno asegurando que eran los mismos que en el pleno de marzo pero sin posibilidad de compararlos. Además, han añadido que “la rendición de cuentas es totalmente opaca” y que en ningún momento de la legislatura se les ha presentado por parte del equipo de gobierno el extracto de cuentas corrientes del Ayuntamiento.

Todo ello, declaran les hace “sospechar de irregularidades” y recuerdan que han solicitado en innumerables ocasiones documentación diversa que, en muchos casos, o no se les ha facilitado o se les ha entregado parcialmente.

Como caso concreto, desde el Grupo Municipal Socialista exponen que tienen sospechas “debido a las contradicciones al responder a diversas preguntas en los plenos, de que el último importe recibido de Fondos Europeos, gestionado por ADRI Palomares,  correspondiente a la Residencia de Mayores de Montamarta, no ha sido usado para su fin, sino para otros”. Asimismo, han querido dejar claro que “el remanente de tesorería, que dejó el antiguo equipo de gobierno, se intenta usar, no para amortizar el préstamo pendiente sino, para gastos de dudosa justificación”.