“Competir, correr y desplegar ante Torrelavega un juego alegre” que permita a los jugadores pistacho sacar a relucir su mejor balonmano. Esas son la claves que el entrenador del balonmano Zamora considera pueden servir para sacar algo positivo en la pista cántabra.

“Si ellos corren, nosotros trataremos de correr aún más”, señala Leó Alvarez, para quien Torrelavega es un rival formidable, que ya el año pasado hizo una campaña sobresaliente y que este año se ha reforzado de una manera importante. “Viajamos sin presión, con ganar de competir y de disfrutar de nuestro balonmano”, asegura Alvarez.

De todas formas, en el equipo zamorano todos son conscientes de que Torrelavega será un rival difícil de batir. “ya el año pasado fue una de las canchas más complicadas, este año será lo mismo”.

El conjunto zamorano viajará, además, con Octavio lesionado en una rodilla, por lo que su participación es duda para el sábado.

Para el capitán del Balonmano Zamora, Jortos, el viaje a una de las pistas más complicadas de la categoría llega en un buen momento para el conjunto zamorano, dado que los pistacho están “con mucha confianza” después de la victoria en el pabellón Angel Nieto de la primera jornada de Liga.

La buena imagen del pasado sábado, “y sobre todo el trabajo en equipo”, es la mejor baza de un Rutas del Vino que viaja, según Jortos, cargado de moral a Torrelavega.