El alcalde de Zamora Francisco Guarido ha dado a conocer hoy la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que obliga a la Ministerio de Hacienda a abonar al ayuntamiento medio millón de euros en relación al controvertido caso de ‘los conejos de Valorio’. Guarido ha recordado que el asunto se inició con su denuncia, cuando se encontraba en la oposición, al respecto de las obras que se estaban financiando con los Fondos Feder 2000/2006.

La subvención con la que se dotó al Ayuntamiento de Zamora de más de un millón y medio de euros se dividía en dos bloques: el correspondiente a la recuperación integral del Bosque de Valorio y las actuaciones en las laderas de la calle Villalpando y Carrascal. La denuncia del grupo de Izquierda Unida se refirió en ese momento únicamente a las obras de Valorio, tal y como ha recordado el actual alcalde. Una denuncia cuya sentencia se conoció en el año 2006, dando la razón a Guarido y descertificando la ayuda Feder por lo que el consistorio, cuyo regidor entonces era Antonio Vázquez, debía devolver toda la cantidad que había invertido en unas “obras con irregularidades”, ha insistido Guarido.

Tras la sentencia, fue el Equipo de Gobierno de Rosa Valdeón el que inició los trámites para no pagar todo la cantidad que se exigía devolver al Ayuntamiento, en concreto 877.000 euros. Finalmente, el expediente se archivó por caducidad y gracias a este “golpe de suerte”, el Ayuntamiento no tuvo que devolver el dinero, ha recordado Guarido.

“Desde la oposición jamás denunciamos las otras dos actuaciones en la calle Villalpando y Carrascal, solo la del Bosque de Valorio”, ha señalado el alcalde. Por lo que cuando inició su mandato, se decidió reclamar el dinero referente de los Fondos Feder de estas actuaciones que ascendía a 383.828 euros.

La sentencia del TSJ ha reconocido que los proyectos eran independientes por lo que se condena al Ministerio de Hacienda a ingresar esa cantidad de dinero más los intereses, los que supone 500.000 euros.

“Cerramos otro agujero de mandatos anteriores. No hemos dejado nada por resolver, ni ningún agujero. Lo hemos resuelto todo. Cerramos una etapa para bien del Ayuntamiento y lo normal sería que el dinero de esta sentencia se reinvirtiera en actuaciones medio ambientales ya que ese era su fin, aunque eso es algo que tendrá que decidir el futuro equipo de gobierno”, ha concluido Guarido.