El Zamora CF vuele a afrontar un partido crucial este fin de semana con la disputa de un partido especialmente complejo frente a Bupolsa, un rival que si bien no ostenta un buen puesto en la clasificación, es decimosexto, resulta siempre incómodo por jugar en un campo de hierba artificial al que los rojiblancos tendrán que adaptarse para sacar algo positivo del campo municipal de San Amaro.

El técnico rojiblanco, David Movilla, ha subrayado esta tarde que el equipo está con la moral “intacta” pese a los resultados cosechados en las últimas jornadas y sigue centrado en su objetivo principal de liderar la clasificación al final de la liga regular.

Con respecto a Bupolsa, Movilla ha destacado la dificultad añadida que supone jugar contra un rival que juega sobre hierba sintética, algo poco frecuente en Tercera División. Para acostumbrar a los jugadores a esta superficie, el equipo entrenará este viernes en Valorio tratando de lograr una aclimatación lo más rápida posible.

El rival, a priori, no debería de suponer un obstáculo para el Zamora CF. El equipo burgalés está actualmente en la decimosexta posición, con 25 puntos fruto de sus 5 victorias, sus 7 empates y sus 19 derrotas. El hecho de que el descenso está a solo cuatro puntos hace que para el Bupolsa estos tres puntos sean vitales si quiere seguir lejos de los puestos peligrosos de la tabla. Así lo entiende Movilla, que tiene claro que este tipo de equipo “matan” por arrebatar puntos a los equipos de la parte alta de la tabla cuando están jugándose el descenso.

Sobre el estado del equipo, Movilla ha apuntado que Alcañiz tiene una lesión muscular que le hará estar de baja al menos mes y medio, y Ramos, que se perderá el partido de Burgos por tener que cumplir un encuentro de sanción por llevar cinco tarjetas. Ambos son para Movilla, “bajas sensibles” pero que el equipo debe de suplir con garantías para conseguir los tres puntos.