Nuevos tiempos corren por el Zamora CF. La profesionalización es lo que tiene, y entre las primeras consecuencia de ese tsunami que estos días arrebata al club está la máxima exigencia en el terreno deportivo. Tanto es así, que según han desvelado este lunes los nuevos propietarios de la entidad, los responsables del Grupo Vivir Alfredo Ruiz y Víctor de Aldama, Tornadijo seguirá en el Zamora CF al frente del primer equipo mientras el club se mantenga entre los tres primeros puestos de la clasificación.

Descender a la cuarta y quinta plaza supondrá la destitución inmediata de Tornadijo, sin derecho a indemnización alguna. Así de tajante.

A cambio, explicaron los directivos, el club va a proporcionar al entrenador los mimbres necesarios para conformar una plantilla cuyo único objetivo valido es el ascenso. Ni siquiera será admisible obtener plaza para el lay off, hay que ser primero.

La máxima exigencia tiene un único objetivo a medio plazo, llevar al equipo a la Segunda División del fútbol español, “el lugar natural” del club para ambos directivos y la categoría en la que está obligado a militar en un futuro no muy lejano.

De momento, en el club no se baraja otra opción posible que el ascenso a Segunda B el año próximo, “sin ninguna excusa” para no lograr este objetivo, y después evaluar los presupuestos manejados por la competencia para determinar el plazo de tiempo necesario para lograr el segundo ascenso.

De momento, el club ha confirmado la permanencia de ocho jugadores de la actual plantilla. El resto, señalaron ambos directivos, serán de calidad contrastada y sus nombres se irán desvelando en las próximas fechas.

La primera ocasión para ver al nuevo Zamora CF será el 1 de agosto, con la disputa el Trofeo Zamora ante el Córdoba.