El Zamora CF buscará mañana ante Alcobendas no repetir los errores cometidos ante Haro Deportivo, cuando malgastó la primera oportunidad para conseguir el ascenso a la Segunda División B del fútbol español. El domingo, cuando a las 11.30 los jugadores rojiblancos salten al césped del Matapiñonera parara enfrentarse al Alcobendas, el conjunto zamorano tendrá que cambiar el ‘chip’ y demostrar que lo ocurrido en El Mazo fue un episodio pasajero.

Como esta semana ha reconocido el técnico rojiblanco, David Movilla, el Zamora CF no ofreció precisamente ante Haro “su mejor versión” y realizó un partido “muy alejado de sus posibilidades” como equipo que este año ha logrado ser campeón de grupo.
Aunque frente a Haro el equipo, según reconoció Movilla, no supo adaptarse ni al césped artificial ni al viento, por ejemplo, lo que verdaderamente duele, sobre todo a la afición, es que el equipo no salió al campo con la motivación necesaria para afrontar un choque de esta magnitud. No se “honró” el escudo, resumió el técnico.

Olvidado el capítulo del Haro Deportivo, aunque Movilla insistió en que una derrota así tiene que estar siempre presente para no olvidar la lección recibida, el Zamora se juega mañana buena parte de sus posibilidades ante un Alcobendas que conocedores del equipo madrileño definen como un equipo “de los que juegan un buen fútbol”, pero que “también dejan jugar”.

Aun así, para todos en la entidad rojiblanca es evidente que el conjunto madrileño saldrá a resolver la eliminatoria en el Matapiñonera con un resultado a favor amplio que sentencie el play off o que, por lo menos, deje a los rojiblancos tocados y, casi, hundidos.