Tercer empate consecutivo. Al equipo que solo había perdido 2 puntos de 69 posibles, lleva solo tres puntos en los últimos tres partidos. El Zamora recibía al Atlético Astorga sin necesidad, pero con la recomendación de lograr los tres puntos, pero un gol en el minuto 72 de Diego Peláez hizo pequeño el golazo de Carlos Ramos.

El partido comenzó con sorpresa en el once inicial zamorano, aparecía el portero zimbabuense Martín Mapisa en detrimento de Jon Villanueva. «Elegimos lo que es mejor en cada partido», justificaba Movilla su decisión en la rueda de prensa. Lo que si fue buena decisión fue la presencia de Ramos, el mejor de un Zamora que jugó como hacía tiempo que no se veía en el Ruta de la Plata, que presentraba una entrada normal, con 1.600 personas. Suyos fueron los primeros disparos a puerta, una falta en la frontal que atrapa el portero por bajo y disparo desde el borde del área que se marcha alto.

El Zamora presionaba arriba y de esa presión nacieron varias jugadas, como un disparo al palo de Dani Hernández y la falta que clavó el capitán zamorano en la escuadra en el minuto 13. Berlana, el portero berciano, no pudo hacer más que sacarla de dentro de la portería. Eran los mejores minutos del Zamora, que no dejaba que el Astorga se acercara a la portería local. Valentín también quiso su parte de protagonismo con un mano a mano que ataja el portero y una chilena que Berlana atrapa sin problemas. Antes del descanso la tuvo Vallejo, que estuvo a punto de rematar un balón desde la izquierda que no atrapó el portero y un defensor berciano se la quitó de los pies al jugador zamorano.

La segunda parte comenzó con el Astorga perdiendole el miedo al líder y tuvo su primera jugada de peligro en el partido en el minuto 51, cuando Mapisa tuvo que esforzarse para sacar una falta desde el borde del área de los leoneses. Sin embargo, Valentín volvió a tenerla, pero Uña, el defensor del Astorga la saca casi bajo palos. La salida de Rubiato dio más frescura al ataque y en el minuto 66, un centro de Guille a punto está de rematarlo el delantero zamorano. El Astorga cada vez iba más al ataque, pero la mala puntería de Puente no lograba el gol. Esta vez salía Sergio García del banquillo y tuvo dos seguidas para batir a Berlana. Tanto perdonar por parte del Zamora hizo que la tercera que tuvo el Astorga fuera el gol, un balón de Diego Peláez sde el centro a la banda izquierda para que Diego Peláez batiera a Mapisa por alto. Desde ahí, poco más hicieron los zamorano, salvo un par de jugadas aisladas, una falta de Ramos que se va fuera y un balón que le cae a García y la cruza demasiado.

El Zamora aún se mantiene líder, pero la Segoviana se acerca a nueve puntos, tras estos tres empates consecutivos. Movilla confesaba que estaba «orgulloso del juego de sus jugadores» y apuntaba que «hemos creado cerca de 14 ocasiones de gol, por tres del Astorga». «Este empate es una lección, quien quiera preocuparse que lo haga. Yo estoy tranquilo», sentenciaba en rueda de prensa.