La compra de un colchón es muy importante, ya que de su calidad dependerá tu descanso y, en consecuencia, también tu salud.

En el mercado encontrarás una amplia variedad de colchones de diferentes características, por lo que no te costará elegir entre otros aquí, el que mejor se adapte a tus preferencias y necesidades.

Tipos de colchones

Los colchones constan de diferentes materiales como la espuma, el látex o los muelles, cada uno de ellos con variaciones en el nivel de firmeza.

Los colchones de muelles pueden ser de muelles independientes, embolsados o continuos.
Estos colchones tienen una gran firmeza y buena ventilación. Son frescos e, incluso, pueden ajustarse a las peculiaridades del verano o del invierno.

Son más económicos que los de muelles independientes. Aproximadamente, rondan los 200 euros mientras que los de muelles continuos pueden costar 350 euros.
Los de látex están hechos de espuma de látex natural, látex sintético y otros materiales.

Estos colchones ofrecen bastante firmeza, aunque también son flexibles y se adaptan bien al cuerpo, distribuyendo correctamente el peso.

En cuanto al pecio, suelen ser caros, pero depende también de si el látex es sintético o natural. El látex natural es más caro.

Si tienes dudas te vamos a dar una serie de claves que te ayudarán a elegir.

Una de esas claves es cómo duermes. Si lo haces boca arriba los colchones muy firmes son los que más te convienen. Si duermes de lado, opta por los que te permitan hundir el hombro y acomodar tu postura.

Si te mueves mucho, necesitas un colchón con firmeza que garantice la ergonomía en tus movimientos.

Otro factor a tener en cuenta es el peso, ya que si tienes sobrepeso contar con un colchón firme que te dé una sujeción adecuada será lo más saludable para ti.

Si eres alérgico decántate por un colchón de látex.

Si eres muy caluroso, te conviene un colchón de muelles para facilitar su ventilación. Por el contrario, si tienes frío mejor de látex o visco porque conservan mejor la temperatura,

El mejor colchón para una espalda sana

Para preservar la salud de tu espalda necesitas un colchón que se adapte a tu cuerpo. Si es demasiado duro no podrá adaptarse a ti y, por lo tanto, no distribuirá tu peso de manera uniforme por todo el colchón.

Es básico que tu colchón respete la curvatura de tu columna vertebral.

Por otro lado, si tu colchón es demasiado blando te hundirás en él. Al no circular debidamente el aire, quedará comprometido el ajuste de tu columna pudiendo sobrecargarla.

Como ves, lo más saludable es siempre seleccionar el colchón que presente una firmeza intermedia, que aúne comodidad y ergonomía para disfrutar de un descanso reparador sin renunciar al cuidado de tu columna. Si tienes dudas siempre también existe la posibilidad de consultar internet y podrás despejarlas y orientarte mejor en tu elección.