La presentación de las dos etapas de la Vuelta a España que esté año pasarán por la provincia de Zamora contó este viernes en el Ramos Carrión con la participación de los ciclistas Fernando Escartín y Óscar Pereiro, perfectos conocedores de las características de los tramos que tendrán que recorrer los deportistas a principios de septiembre.

Escartín explicó que ha hecho el recorrido dos veces y es “muy bonito y atractivo”. En la etapa de Bermillo, dijo, a 29 kilómetros de la meta, hay un corte de cinco kilómetros “que le va dar un chance al final”. Aunque reconoció que pueden ser etapas en las que no suele pasar nada, también apuntó que “le pueden dar un susto a cualquier corredor en la general en un descuido”.

La etapa que sale de Mombuey tiene un recorrido totalmente diferente al que se hizo en ediciones anteriores con final en Puebla de Sanabria.

Óscar Pereiro aseguró que la tierra zamorana le enseñó “lo duro y complicado que iba a ser convertirme en ciclista”. Añadió que, aunque no son etapas de altísima montaña” que parece que es lo atractivo, “sobre todo la primera etapa, la de Bermillo, es territorio comanche”.

“Aquí al lado comprendí que el viento formaba parte de entender las carreras y ser buen ciclista”. En teoría, añadió, “son días de transición y de disfrutar de la bicicleta, pero que se pueden dar la vuelta si sale un día con viento”.