La Guardia Civil de Zamora recibió el pasado 15 de julio la solicitud de colaboración de la Comandancia de Huesca, donde una persona había presentado una denuncia por una compra realizada por Internet. Según la perjudicada, compró un cachorro Yorkshire Biwer, a través de un anuncio de una página web donde estaba puesto a la venta, una vez puestos de acuerdo con el vendedor sobre todos los aspectos de la transacción, realizó la trasferencia del dinero para cerrar la compra.

Recibido el animal en su domicilio y la documentación que lo acompañaba, la nueva propietaria, en la revisión del animal por veterinarios, se da cuenta que las características referentes a la edad del al perro no corresponden con lo tratado, percatándose que la documentación aportada, más concretamente el pasaporte que acompaña al perro en su traslado, parece manipulada.

Realizadas las correspondientes gestiones para la comprobación de este ilícito penal, se comprueba que esa documentación además de estar alterada no corresponde al perro en cuestión, presentando varias irregularidades tanto en lo en el plasmado como en el número de hojas que debería tener el citado documento, no pudiendo comprobar si el animal estaba al corriente de los tratamientos sanitarios obligatorios.

Los vendedores carecían de la autorización de núcleo zoológico para la cría y venta de animales que le avalara como criadores autorizados. Por lo que a la vista de las pruebas e indicios recabados, la Guardia Civil de Zamora, más concretamente componentes de la sección del Seprona procedieron a la investigación de dos personas como presuntos autores de un delito de falsedad documental y estafa.