El congreso sobre la guerra civil, organizado por la Uned, termina este viernes con un gran éxito en los debates que han suscitado los aspectos menos conocidos de la contienda.

Según expresa Juan Andrés Blanco, director del centro de la Uned en Zamora, las 130 personas que durante tres días han tomado parte en las conferencias han permitido poner sobre la mesa “muchos aspectos escasamente conocidos y sobre los que a veces existía una primera interpretación que se ha revelado que tiene muchas más aristas y enfoques de los que se pensaba en un principio”.

Los costes sociales de la guerra, la represión que se produjo en los dos bandos, las razones de la guerra, el papel de ciertas instituciones como la iglesia, porqué se desarrolló la contienda como lo hizo, el papel de la mujer en la retaguardia, la participación de Italia antes de la guerra, el efecto de la propaganda, la memoria de la guerra o las estrategias para no acudir al frente son algunos de los temas que se han abordado en este congreso.

Lo que ha demostrado este encuentro, añade, Juan Andrés Blanco, es que aunque la guerra civil terminó hace 80 años todavía “existe mucho por saber”, hay muchos documentos que todavía no se han podido ver, archivos militares, eclesiásticos e institucionales en los que se acumula material que no ha sido estudiado. “Es un tema doloroso y muy complicado pero, como dijo uno de los asistentes al congreso, el luto hay que pasarlo conociendo”, señala, y en ese empeño no se descarta que, cuando se cumplan 90 años de la guerra civil española, pueda ser un buen momento para organizar otro congreso de estas características.

“La realidad es que a los jóvenes investigadores les sigue interesando este tema y, por tanto, no es ni mucho menos descartable” que se sigan produciendo encuentros de estas características que permitan después “escribir y ordenar” lo que se conoce, interpretando los hechos a la vista de los nuevos datos. “Hay que pensar que el proceso es importante por lo que ha incidido en la historia contemporánea”, añade.

De cualquier manera, este congreso que ahora cierra la Uned deja el poso de las conferencias, los debates intensos y la participación de un público especialmente interesado.