El portero ha pedido la rescisión de su contrato por motivos «estrictamente personales», según ha aclarado el club en su Twitter

El portero y entrenador del senior femenino del Balonmano Zamora, Felipe Barrientos, ha regresado a su país, tras la rescisión de su contrato con el club pistacho por motivos personales. El club ha reconocido que el chileno deja «una profunda huella en Zamora» y destaca lo «gran profesional y bella persona» que es el portero.

Su marcha deja dos incógnitas  en el club zamorano. La primera es quien defenderá el arco junto a Ignasi Admella, para lo que el club tiene a Luis Posado. La segunda es que ocurrirá con el senior femenino, inmerso en la lucha por el titulo de liga y el ascenso a División de Plata. El club ha aclarado que «tendrá una solución acorde a sus necesidades hasta final de temporada» y ha confimado que para el club «es pieza clave y así queremos que siga siendo en el futuro».