El frío hará que gastemos un 14% más en calefacción y otros consumos domésticos. Así se desprende del último informe elaborado por el comparador de seguros de hogar Acierto.com (www.acierto.com), que revela que con la bajada de las temperaturas tendemos a subir el termostato un par de grados y a mantenerla encendida durante más tiempo. Sin embargo, aumentar la temperatura en tan solo un grado dispara el consumo energético en hasta un 7%. Por desgracia esto se verá reflejado directamente en la factura de los consumidores que, tras las últimas subidas del gas y la electricidad, deberán reajustar su economía doméstica.

Pero, ¿cuánto? En concreto tendrán que abonar entre 10 y 23 euros más al mes, en función del sistema con el que cuenten. Las cifras han sido calculadas teniendo en cuenta el gasto anual en calefacción eléctrica -entre los 1.900 y los 2.200 euros- y por gas natural -entre los 760 y los 900- de los españoles.

El incremento no solo tendrá que ver con la calefacción -de hecho esta relación no es directamente proporcional y entra en juego la potencia contratada- sino también con otros servicios como el agua caliente. Y es que la entidad estima que durante las jornadas más frías la dejamos correr al menos un par de minutos más bajo la ducha. Un aumento que obligará a la caldera y al termo a funcionar durante más tiempo y que dejará caer entre 20 y 40 litros de agua adicionales. Por no hablar del coste medioambiental añadido, que crecerá sustancialmente.

Aquellos que tengan un vehículo también se verán obligados a aumentar su presupuesto para gasolina, pues el gasto en combustible de los coches puede elevarse entre un 10% y un 15% cuando las temperaturas se aproximan a los 0 grados centígrados, como es el caso de estos últimos días. El motor necesita más tiempo para calentarse y mayor inyección de combustible. Las baterías -que reducen su rendimiento y obligan al motor a trabajar más- y el uso de la calefacción en el interior del automóvil tampoco ayudan a atenuarlo.

Un consumo responsable permite ahorrar entre un 10% y un 40%
Pero, tal y como apunta Acierto.com, ahorrar en calefacción y preservar el entorno es posible. De hecho, los expertos apuntan a un ahorro de entre el 10% y el 40% si se lleva a cabo un consumo responsable. Para empezar, lo ideal será mantener la casa a una temperatura constante que ronde entre los 19 y los 21 grados. Por la noche bastará con dejarla entre los 15 y 17 grados.

Para aquellos que tengan caldera, hacerse con un termostato inteligente, capaz de encenderse y apagarse cuando la casa llegue a una determinada temperatura y adaptarse a sus hábitos y estancias, también será clave. “Los hay incluso que se conectan al móvil del usuario y que se activan por geolocalización cuando detectan que la persona se acerca”, comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com.

Revisar los radiadores es otro punto imprescindible. Y es que es posible que no calienten adecuadamente si tienen aire dentro del circuito. Para incrementar la difusión del calor pueden colocarse láminas reflectantes o cerámicas sobre ellos.

Resulta recomendable ventilar en las horas centrales del día, cuando hace más calor en el exterior. Bastará con unos cinco minutos. La instalación de doble ventana, unas cortinas gruesas y otros materiales aislantes son otros elementos que ayudarán. De hecho y según la IDAE, hasta un 30% de las necesidades de calefacción vienen por pérdidas de calor originadas en las ventanas. Lo mismo ocurre por la noche, donde las persianas atenuarán la sensación de frío.

Respecto al ahorro en agua, bastará con aplicar el sentido común: no dejarla correr más de lo necesario, abandonar los baños en favor de las duchas, poner los electrodomésticos que la usen cuando estén completamente llenos, instalar dosificadores y aireadores que reducen el caudal, incluir un sistema de doble botón en la cisterna, etcétera.

Comparar tarifas, clave para ahorrar

“En este ámbito, igual que en el de los seguros, es muy importante comparar”, incide Carlos. Cotejar las tarifas que ofrecen las diferentes compañías, escoger una que se adapte a nuestros hábitos horarios y necesidades de consumo se han convertido en acciones imprescindibles para ahorrar”, remata el experto. Por fortuna, actualmente 9 de cada 10 españoles comparan antes de comprar. Algo que se aplica a toda clase de servicios. Además y en el ámbito del hogar, otra manera de ahorrar a la larga es contratar un seguro de hogar que cubra los electrodomésticos cuando sufran una avería como consecuencia de una tormenta, cortes eléctricos y demás, que a veces acompañan al mal tiempo.