El alcalde de la capital, Francisco Guarido, apenas ha tardado unas pocas horas en salir al paso de la denuncia de falta de seguridad efectuada por la portavoz de Ciudadanos, Cuz Lucas, en referencia al derribo del edificio de Feria 11.

Guarido ha acusado a Lucas de “meter la pata… y mucho”, dado que el derribo se está realizando, “según los plazos previstos en el contrato”, y “cumpliendo con las medidas de seguridad son las contempladas en el Plan de Seguridad aprobado por la Dirección Técnica y el Ayuntamiento de Zamora”.

Ha subrayado el alcalde que “al ser hasta ahora el derribo (la parte colindante con otros edificios), por medios manuales no ha sido necesario ningún corte para los peatones y tráfico, tal y como estaba previsto. Cuando comience el derribo por medios mecánicos, y según lo previsto por la Dirección Técnica, se procederá a cortar los dos carriles de tráfico en la zona colindante con la edificación de Feria 11, teniendo ya los permisos correspondientes del Servicio de Carreteras del Ministerio de Fomento hace meses”. El derribo se consumará en la primera quincena de agosto.

“La oposición no consiste en levantar falsas alarmas para hacerse un hueco”, ha afirmado el alcalde, para quien la “oposición en el Ayuntamiento liderada por el presidente de la Diputación debería comportarse de manera más prudente”.