Francisco Guarido, alcalde del Ayuntamiento de Zamora, ha vuelto a manifestarse esta mañana tras la Junta de Gobierno local que se celebra cada martes sobre lo ocurrido en el pleno celebrado ayer lunes 10 de diciembre. Un pleno en el que los presupuestos del año 2019 presentados por el Equipo de Gobierno no salieron adelante.

El alcalde ha querido dejar claro que no aprobaron las enmiendas presentadas por Ciudadanos y la concejala no adscrita “no porque el fin no sea loable, ya que todas las inversiones para la ciudad son positivas sino porque la fuente de financiación de las mismas es inasumible”, ha expresado. Guarido ha señalado que para dar luz verde a las enmiendas presentadas se debía reducir el presupuesto de otras partidas importantes.

“Queremos dejar arreglado este entuerto en el que nos han metido gratuitamente el Grupo Popular, Ciudadanos y la concejala no adscrita” ha pronunciado Guarido por lo que la solución que se va a tomar desde el Equipo de Gobierno es prorrogar las cuentas municipales y presentar las inversiones más importantes en el próximo pleno del mes de marzo,. No obstante, ha anunciado que tendrá ciertas consecuencias ya que, por ejemplo, en lo que se refiere a las subvenciones a diversas asociaciones serán prorrogadas las que estuvieran concedidas el 1 de enero de 2018 pero no se incluirán otras, ni habrá incremento del capital destinado a las mismas, tal y como se incluía, en los presupuestos de 2019.

“Se han dado una patada y un tiro en el pie ellos mismos” ha señalado refiriéndose a los grupos de la oposición y al próximo Equipo de Gobierno en el Ayuntamiento que tendrá que hacerse cargo de la situación. 

Respecto a si cabe la posibilidad de negociar el presupuesto, Guarido se ha mostrado tajante. “El presupuesto lleva una gran cargo de trabajo y no se puede rehacer cuando estamos ya casi en enero de 2019. Esta vez las segundas oportunidades no se las merecen y no hay tiempo”, ha matizado el alcalde volviendo a recordar que ni Ciudadanos ni la concejala no adscrita quisieron negociar cuando se les ofreció la oportunidad de pactar el presupuesto.