Un gran despliegue de medios de extinción se desplazaban este pasado viernes 23 de agosto hasta Hermisende para sofocar las llamas de un incendio forestal que se declaraba sobre las siete horas de la tarde.

Un helicóptero desde Portugal y otro con base en Rosinos, dos cuadrillas helitransportadas, una autobomba, una cuadrilla nocturna, dos cuadrillas de tierra y dos agentes medioambientales han trabajado intensamente para que las llamas no avanzasen.

Según la Consejería de Medio Ambiente, se ha controlado el perímetro aunque sigue habiendo llama pero aún está por determinar la causa del incendio y las consecuencias en el terreno que aún está en perimetración.