En julio de 1947 seis piragüistas zamoranos se atrevieron a realizar el trayecto de Zamora a Oporto a través del río Duero, nexo común de las dos ciudades. Una aventura sin precedentes, ya que hablamos de una época en la que existían numerosos rápidos y un río embravecido por lo agreste del terreno.

Las piraguas eran de lona y madera, tipo canadiense, con lo que el peligro de hundimiento era a veces inevitable. Sin embargo, el periplo llegó a buen fin, no sin pasar una serie de contratiempos debido a la bravura del río en esa época.

El descenso tuvo repercusión en los medios nacionales y locales de la época, así como en el noticiario NODO.

Esta exposición es un homenaje a esos deportistas que se atrevieron a desafiar un río Duero salvaje y caudaloso, y que llegaron a su destino después de dieciséis días agotadores. Además, ellos fueron el adelanto y el caldo de cultivo para que el piragüismo zamorano esté hoy día en los mejores niveles del mundo.

La exposición está compuesta por piezas, fotografías y documentos, entre otros. Los coordinadores del proyecto, Juan Miguel Colino y Pedro Ladoire han querido con esta propuesta, mostrar la hazaña de estos deportistas zamoranos intrépidos.

La muestra cuyo acceso es libre y gratuito podrá contemplarse desde el 10 de octubre de 2019 hasta el 19 de enero de 2020.