Indignación y rabia son los sentimientos predominantes en el conjunto cadete femenino del ‘Cora’ que ayer se desplazó a Ponferrada para jugar con el conjunto local. A las continuas humillaciones del árbitro, señalan desde el conjunto zamorano, hay que destacar una agresión a una de las jugadoras zamoranas que terminó en urgencias sin que el entrenador  local ni uno de los  árbitros mostraran siquiera interés por conocer su estado.

Denuncian desde el conjunto cadete del ‘Cora’ que el partido empezó con un juego sorprendentemente ‘duro’ del conjunto local. Hasta que en el minuto 3, una jugadora del Ponferrada cerró el paso a una de las jugadoras zamoranas con un violento codazo en el rostro. Aitana, que fue la jugadora agredida, tuvo que ser trasladada rápidamente a urgencias con un tremendo golpe en el pómulo.

La rabia cundió en el equipo zamorano, dado que ni los árbitros señalaron la falta, ni el equipo local se preocupó por el estado de la jugadora lesionada. Las protestas del entrenador zamorano terminaron con su expulsión y las jugadoras bastante hicieron con terminar el partido en medio de un ambiente muy tenso.

Compartir