Hasta finales de marzo se han producido en la región más de 13.200 denuncias y hay 97 detenidos por vulnerar la orden de confinamiento

La Dirección General de Tráfico va a intensificar hasta el final del estado de alarma la vigilancia de las carreteras en Castilla y León. Se van a instalar trece puntos de vigilancia en vías de alta capacidad, en las que se estrecharán los carriles de circulación, con la intención de frenar a quienes todavía se saltan la vigilancia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Los últimos datos registrados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Castilla y León hablan de 13.220 denuncias y 97 detenidos al finalizar el mes de marzo.

Se trata del recuento global desde el inicio de la alarma hasta el último día del mes en la Comunidad Autónoma, tanto de infracciones al volante debidas a trayectos de ida o regreso a segundas residencias o cualesquiera otros destinos fuera de las situaciones exceptuadas, como de ciudadanos a pie en las vías urbanas, transitando también al margen de la legalidad.

La Delegación del Gobierno insiste, una vez más, en que atravesamos un momento clave en el objetivo de conseguir vencer a la pandemia que asola nuestro territorio, e insta a todas esas personas, aún faltas de esa conciencia social, a pensar en la pérdida de vidas de seres humanos, los perjuicios para la economía y el difícil día a día que está suponiendo para la población la adopción de estas medidas, que sin embargo, son imprescindibles.

Estos ciudadanos, más de 3.000 este pasado fin de semana en Castilla y León, echan por tierra con su irresponsable actitud el esfuerzo de millones que permanecen cada día en sus domicilios, confiando en que todo acabe.