El corredor zamorano Jaime Rosón se adjudicó este domingo el triunfo final de la Vuelta a Aragón, confirmando su enorme clase como ciclista y avanzando un espléndido futuro profesional.

Rosón confirmó con una victoria, sufrida pero victoria al fin y al cabo, que no se equivocaba la dirección del Movistar al entregarle los galones de líder del conjunto azul.

En la última etapa, fue la valentía de Bizkarra, que se escapó en la subida final de la etapa la que puso picante a una ronda aragonesa en la que Rosón ha brillado especialmente. El corredor zamorano llegó tercero en la última etapa y fueron las bonificaciones las que dieron al corredor de Movistar el maillot amarillo de líder.