La asamblea general de Caja Rural de Zamora dio este viernes el visto bueno al modelo de gestión de proximidad que desarrolla la entidad y que le ha permitido terminar el pasado ejercicio con un beneficio superior a los 20 millones de euros.

El presidente de la entidad, Nicanor Santos, destacó sobre todo la evolución que la cooperativa ha tenido en los últimos cinco años en los que se ha conseguido un incremento progresivo de los resultados económicos.

La ratio de solvencia de Caja Rural de Zamora, apuntó, se encuentra en el 16%, el doble de lo que existe el Banco de España y su eficiencia se sitúa ya en el 45%, lo que supone que, por su efectividad, “es una de las mejores entidades financieras”.

También es favorable el índice de mora, situado en el 5,3 durante el pasado ejercicio y ya menor en los primeros meses de este año.

El director general de Caja Rural de Zamora, Cipriano García, puso el énfasis en la reunión celebrada en el Colegio Universitario en la expansión iniciada por la entidad, “con la intensidad adecuada”, precisó, lo que significa que si en Zamora gestiona el 64% de las hipotecas contratadas, en provincias como León y Valladolid, donde ha llegado hace poco tiempo, ha logrado ya hacerse con el  10% y el 7%, respectivamente. “Son los datos que nos acreditan, los mimbres que van a decidir el futuro de esta entidad”.

En los cinco primeros meses de este año, apuntó, se ha detectado ya un incremento de la proyección de la caja respecto a los resultados del pasado año. Si en 2018 abrieron dos oficinas en León, en 2019 se ha conseguido ya igualar esa cifra.

Cipriano García hizo evidente la “satisfacción” de todos los implicados en la gestión y el desarrollo de Caja Rural de Zamora porque, dijo, “tenemos un convencimiento absoluto en lo que hacemos, en que el modelo de negocio de la cooperativa es un modelo de éxito”, que ha sido refrendado por los socios. “Somos competitivos con los más grandes y los clientes hacen de suscriptores en las nuevas provincias”, señaló.

El director general de Caja Rural de Zamora apuntó que el modelo de banco que quieren seguir impulsando “no es sólo una entidad financiera sino un motor de desarrollo que aporta y colabora en iniciativas que suponen la mejora de esta provincia”.