Señalan que los “daños colaterales” tienen “un coste muy alto”

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Zamora, Aprinza, reprocha al Gobierno no haber consultado con los profesionales las medidas que afectan al sector, entre ellas el cierre obligatorio de las empresas. “Antes de tomar esta medida, debería haberse consensuado con aquellos a los que se le iba a aplicar, haberse analizado con expertos esa decisión, e incluso haber establecido medidas para paliar en lo posible los daños”, asegura la asociación a través de un comunicado.

Señalan que también podría haberse establecido un “plan de choque para minorar los das producidos y los que estén por llegar”.

Reconocen que los motivos para el cierre son obligatorios y, por tanto, “simplemente cerramos e intentaremos ayudar de otra forma a construir de nuevo Zamora” y expresan su voluntad de mantenerse en pie a pesar de todo “y recomenzar y aguantar como llevamos haciéndolo desde el año 2008”.

Estos días, sostiene el sector, “han sido una locura porque de un día para otro, con improvisación indicaciones continuas y no muy claras primero respecto a cómo trabajar y, por último, para dejar de hacerlo en fin de semana y con nocturnidad, nos ha obligado a decir a nuestros trabajadores que se quedaran en casa y que no teníamos claro que cuándo podríamos volver a abrir”.
Además, hace un llamamiento a la unión de los distintos partidos políticos, dejando de lado los intereses partidistas, para que escuchen a los ciudadanos y se dejen asesorar por profesionales de prestigio y técnicos “par que no siga produciéndose esta improvisación”.