Un total de 113 expositores, procedentes de España, Portugal y Alemania, muestran hasta el próximo domingo en Ecocultura que es posible vivir íntegramente en ecológico, no sólo consumiendo productos de alimentación cultivados y elaborados sin productos químicos sino también utilizando ropa y cosméticos de origen natural  e incluso construyendo, limpiando  y calentando las viviendas de una forma sostenible.

Los productores de alimentos son los más numerosos dentro de la feria. En Ecocultura se puede encontrar desde vino, cerveza y embutido ecológico hasta productos hortícolas y lácteos, legumbres, aperitivos, aceite, miel, caracoles, chocolates, turrones, cafés y té,  pan o huevos.

Pero, además, cada vez se percibe una mayor fuerza de las empresas que elaboran y comercializan productos de limpieza y cosmética natural y aquellas que se dedican a la fabricación de prendas de vestir, calzado y bolsos.

Incluso quienes se acerquen estos días a Ecocultura tendrán la oportunidad de conocer la mejor manera de dormir sobre camas elaboradas con productos ecológicos que  descargan los campos electromagnéticos, cómo se construye siguiendo también patrones naturales o la manera de utilizar la biomasa para el hogar.

La parte expositiva de la feria se completa con un programa de actividades en el que se incluyen jornadas técnicas, catas, talleres y exposiciones.

Ecocultura, una feria organizada por la Diputación de Zamora en colaboración con la Sociedad Española de Agricultura Ecológica y la Fundación Caja Rural, permanece abierta hasta el próximo domingo en horario ininterrumpido de 11 a 21 horas. Desde la plaza de La Marina salen autobuses gratuitos cada media hora para facilitar el acceso al recinto ferial.

Quienes realicen compras superiores a diez euros recibirán una papeleta con la que optar a una cesta de productos ecológicos, que se sorteará el último día.