Miembros de la Iglesia Evangélica Filadelfia y de la Asociación Lachó de Zamora se han manifestado este viernes por el centro de la ciudad “en contra de las lacras que están haciendo daño a España”, según expresó la máxima autoridad de la iglesia a nivel regional, Manuel Arencon Suero.

La violencia de género, el bullying y los abusos a menores son algunos de los males que los manifestantes reflejaron en las pancartas que exhibieron desde la Plaza de La Marina hasta la Plaza Mayor, donde fue leído un manifiesto.

Los concentrados reclamaron el respeto al prójimo, más diálogo y menos violencia, el amor hacia los semejantes y la recuperación de los valores morales.

Manuel Arencon aseguró minutos antes de iniciarse la manifestación que su intención no es solo señalar “las enfermedades de la sociedad” sino también “las alternativas a ese mal, que nacen de la fe” que profesan. Arencón apeló a la figura de Jesús como símbolo del amor que es necesario para salir adelante y solucionar las enfermedades que la sociedad está padeciendo.

El representante de la Iglesia Evangélica en Castilla y León reconoció que salen a la calle a manifestarse 27 años después de haber celebrado la última concentración. Lo que les ha movido, añadió, es “expresarle al mundo que tenemos conciencia social y nos preocupamos por lo que pasa en nuestro país, no somos solo una religión de ceremonia, de misticismo y creemos que tenemos algo que aportar a esta sociedad”.

En la manifestación participaron también representantes de los distintos partidos políticos.