El sector agrario y agroalimentario recibirá más de 42 millones de euros teniendo en cuenta los 30 millones de euros que se han sumado a la convocatoria de inversiones para las industrias y cooperativas agroalimentarias

Con las medidas anunciadas hoy, los agricultores y ganaderos de Castilla y León recibirán más de 8.250.000 euros en ayudas derivadas de la situación de crisis producida por el COVID-19. Ese es el compromiso que el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha puesto sobre la mesa.

Junto a 1.333.000 euros de los préstamos concedidos hasta el momento por el Instrumento Financiero y 1.600.000 euros de los intereses de los préstamos de la sequía 2017, las explotaciones agrarias contarán con ayudas por valor de 11.183.000 euros. Si a eso se le une que la Consejería ha destinado 829.000 euros a campañas de promoción en medios de comunicación de productos tan importantes como el lechazo, cabrito, cochinillo, queso, vino e ibéricos, y que ha sumado 30.000.000 de euros más a la convocatoria en vigor para financiar inversiones a las industrias y cooperativas agroalimentarias, el sector agrario y agroalimentario recibirá un total de 42.012.800 euros.

Aún así, Carnero ha reivindicado, en rueda de prensa, más sensibilidad por parte del Gobierno de España en ámbitos tan fundamentales para Castilla y León como, por ejemplo, el del vino. Además reitera la petición a Europa para que aumente las ayudas a los mercados que se puedan ver más afectados por la situación del COVID-19.

En los últimos días, la Consejería ha mantenido una comunicación fluida y diversas reuniones telemáticas con las organizaciones profesionales agrarias, industrias agroalimentarias, Ferduero, denominaciones de origen, grupos de acción local, asociaciones de ganaderías de bravo, colegios oficiales de veterinarios e ingenieros agrónomos para pulsar la situación del sector agroalimentario de la Comunidad.

A parte de estas medidas económicas, hay que señalar que simplemente significan un paso firme más para proteger y reforzar al sector agroalimentario de la Comunidad porque la Consejería continuará estando atenta a las evoluciones de los mercados.

Y no se abandonará la idea de la reivindicación ante Bruselas y ante el Ministerio, ha recordado Carnero, dado que las medidas que se han establecido por ambas partes son claramente insuficientes y no se ajustan a las necesidades presentes y futuras de los sectores más perjudicados.