El pleno de la Diputación ha aprobado esta mañana la prórroga de dos años del convenio que mantiene con la Junta de Castilla y León para la recuperación de las zonas degradadas por la acumulación de residuos en distintos puntos de la provincia, en concreto en una treintena de municipios.

Izquierda Unida cuestiona la ideoneidad de prorrogar este convenio teniendo en cuenta, dice la coalición, que las escombreras han seguido deteriorando el medio ambiente y tampoco se han cumplido compromisos adquiridos con los ayuntamientos afectados, entre ellos, la recogida de residuos domésticos de construcción o su tratamiento en puntos limpios. Iu ha sido el único grupo que se ha abstenido en este punto del orden del día, que ha contado con el voto favorable de PP y de PSOE.

Por otra parte, el pleno ha aprobado también la adenda de cofinanciación de los servicios sociales. El equipo de gobierno asegura que es una forma de desbloquear parte de los fondos que ha adelantado la Diputación para financiar los servicios sociales. IU, el único grupo que de nuevo se ha abstenido, ha puesto sobre la mesa que la Diputación se está haciendo cargo de una parte de los servicios sociales que no le corresponde y que debería afrontar la Junta de Castilla y León.

El pleno se ha celebrado con carácter extraordinario y urgente ante la «perentoriedad» de los plazos de aprobación de ambos asuntos.