La Diputación de Zamora está dispuesta a ceder su antigua sede en la calle Ramos Carrión para que se pueda ubicar allí el Consejo Consultivo de Castilla y León y dejar espacio en el edificio donde actualmente se encuentra ese organismo regional para ubicar el museo dedicado al escultor Baltasar Lobo.

De forma paralela, la oficina de turismo que el Ayuntamiento y la Diputación proyectan en la antigua sede de la institución provincial podría ubicarse en  el edificio que ahora ocupa la Policía Local.

Esa fue una de las propuestas barajadas en el grupo de trabajo de la Asociación de Desarrollo Zamora 10, que busca una ubicación definitiva para el centro de arte contemporáneo en el que se integraría la obra de Lobo.

El diputado de Cultura, Jesús María Prada Saavedra, señala que la Diputación “no pone ninguna línea roja” a establecer una negociación y ceder alguno de sus edificios para sacar adelante el proyecto que permitiría exponer de manera adecuada la obra de Lobo, aunque reconoce que ha de ser el Ayuntamiento, propietario del legado del escultor, quien asuma esa iniciativa.

Esa propuesta, puesta sobre la mesa por el grupo de trabajo, que rechaza la pretensión del Ayuntamiento de emplazar el museo de Lobo, en el actual cuartel de la Policía Local, permitiría, según Prada Saavedra, “dar utilidad a tres edificios” del casco histórico de la ciudad.