La Guardia Civil detectó a lo largo del pasado año a 58 conductores con el permiso de conducción retirado por una sentencia judicial, en la mayor parte de los casos por haber agotado su saldo de puntos o por no haber obtenido el carnet de conducir nunca antes.

En Castilla y León, el sector de Tráfico de la Guardia Civil detectó a 669 conductores sin carnet de conducir el año pasado.

Las provincias de León, Segovia y Salamanca fueron los territorios en los que se detectaron más infracciones por no tener permiso de conducción.

La pérdida de vigencia de la autorización por haber agotado el saldo de puntos ocupa el primer lugar del cuadro de infractores con 378 investigados, seguida de carecer del permiso de conducir por no haberlo obtenido nunca, con 204.

Entre los investigados, de todas las edades, algunos reincidentes hasta en 8 ocasiones (en Palencia) y algunos menores (en Valladolid), que han publicado sus actividades en redes sociales.

La actividad vigilante de la Guardia Civil en materia de tráfico y seguridad vial es permanente y se ejerce, no solo con su presencia visible en carretera con efectivos uniformados, sino también a través de agentes de paisano que integran los diferentes GIATs (Grupos de Investigación y Análisis de Tráfico) que en el pasado año han detectado 1 de cada 5 delitos descubiertos (20%) por estas causas en sus tareas de investigación.