La Guardia Civil de Ávila ha detenido al cabecilla de un grupo dedicado a robar teléfonos móviles de alta gama y carteras en toda España. Se le atribuye el robo de 27 móviles, dos de ellos en Benavente, valorados en más de 27.000 euros, según la información facilitada por la Guardia Civil.

Las investigaciones se iniciaron en noviembre del pasado año cuando la propietaria de una agencia de viajes de Ávila denunció haber recibido la visita de una persona de acento extranjero que portaba en la mano una hoja grande de papel con un texto ilegible, mostrando interés por la realización de un viaje. Una vez que desvía la atención de la denunciante, colocó la hoja de papel encima de la mesa en donde se encontraba el teléfono móvil de la misma y, tras fingir que no entendía bien lo que le decían, abandona la oficina llevándose nuevamente la hoja y el teléfono móvil que se encontraba debajo. A este hecho, le sucederían otros cuatro hechos similares en la misma localidad ocurridos entre los días 14 de noviembre y 17 de diciembre de 2018.

Realizada las primeras investigaciones policiales, se reconoce a un varón de nacionalidad rumana como presunto autor de los hechos. El día 29 de enero se vuelve a tener noticias de un hecho similar, esta vez ocurrido en una autoescuela de la localidad de Piedrahíta (Ávila), en la que el autor utiliza un “modus operandi” similar.

Las gestiones realizadas por la Guardia Civil, vuelven a resultar positivas identificando a la misma persona que tiempo atrás había cometido los hurtos en la localidad de Arévalo (Ávila).
Las investigaciones que se llevan a cabo, conducen hasta un barrio de la localidad de Parla (Madrid), en donde se localizan varios grupos de personas que, de forma itinerante, se desplazan en grupos de dos o tres durante semanas completas a cualquier punto de la geografía española e incluso Portugal, utilizando para ello vehículos de gran cilindrada, en cuyo interior disponen de ropa e incluso colchones donde pernoctan, regresando nuevamente a su localidad de residencia los viernes con los teléfonos o carteras sustraídas, vendiéndolos en el “mercado negro”, enviando el dinero conseguido en estas acciones a sus familiares en sus países de origen.

Es precisamente la itinerancia y el carácter desconfiado de este grupo delictivo lo que ha dificultado en gran medida la localización y posterior detención de esta persona, hasta que el pasado día 18 de Febrero se conseguía detectar su presencia en la localidad de Tarancón (Cuenca), donde se preparaban para cometer de nuevo hechos delictivos. Sobre las 10:00 horas se produce la detención de este ciudadano rumano identificado como R.V., acompañado por otro de la misma identidad E.U. que carecía de antecedentes penales.

En cuanto al detenido, le fueron imputados un total de 27 hechos delictivos cometidos en las provincias de Ávila, Coruña, Pontevedra, Cáceres, León, Valladolid, Zamora, Ciudad Real, Asturias y Cantabria, continuando las investigaciones para probar su participación en otros tantos hechos delictivos de las mismas características.
Una vez instruidas las oportunas diligencias, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarancón (Cuenca ).