Las procesiones de este fin de semana parecen tener garantizada su celebración a la vista de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología para la capital zamorana.

Se aleja definitivamente el riesgo de lluvias, al menos para el sábado y el domingo, aunque vuelve con fuerza la próxima semana. Al menos el lunes, el martes y la primera parte del miércoles lloverá de nuevo en Zamora.

La procesión de la Virgen de la Soledad saldrá a partir de las ocho de la tarde de la iglesia de San Juan y lo hará con tiempo en calma: cielo poco nuboso y ninguna posibilidad de que aparezca lluvia, nieve o tormenta. Tampoco el viento parece que vaya a ser un riesgo. Lo único con lo que habrá que lidiar serán las temperaturas que, a partir de esa hora empezarán a descender.

Igualmente asegurado tiene el tiempo la procesión de la Resurrección, ya que la Agencia Estatal de Meteorología prevé cielos con algunas nubes a primera hora del domingo, pero tampoco contempla riesgo alguno de lluvia. La temperatura se situará en la primera parte del desfile en torno a los 7 grados, aunque irá subiendo a medida que avance la jornada hasta alcanzar los 19 grados por la tarde.

El tiempo da también una tregua en la comarca de Sanabria, donde hoy sábado desciende el riesgo de nevadas y desaparece totalmente el domingo. Las temperaturas serán algo más bajas en el noroeste de la provincia, con máximas de ocho grados en esta jornada y de 13 el último día de la Semana Santa.