Hoy han comenzado las obras de la segunda fase de renovación de las aceras de Cardenal Cisneros con las que quedarán renovadas por completo en el tramo comprendido entre la avenida Tres Cruces y La Aldehuela, lo que supone un total de 2,2 km lineales de nuevas aceras.

Esta segunda fase, que cuenta con un plazo de ejecución de cuatro meses supone una inversión de 500.000 euros, que unidos a los 250.000 que se invirtió en la primera fase ya ejecutada, suponen una inversión total de 750.000 euros en el arreglo de una infraestructura viaria, que a pesar de ser de propiedad del Ministerio de Fomento, y por tanto de titularidad estatal, el Ayuntamiento ha acometido en solitario debido al pésimo estado de la vía y a décadas de mirar para otro lado por parte de ambas administraciones.

Como se recordará, en 2015 se llegó a un acuerdo con el entonces subdelegado del Gobierno para incluir el arreglo de los tramos más deteriorados de las aceras en las actuaciones de mantenimiento de la calzada y se ejecutaron algunas reparaciones pero aquel acuerdo lo interrumpió de forma unilateral en Ministerio de Fomento y a los diez días dejaron de arreglarlas. Ante esta situación, tras veinte años en una situación de ping-pong entre el Ministerio y el Ayuntamiento, y debido al lamentable estado en que se encontraban las aceras, el Equipo de Gobierno municipal decidió tomar la iniciativa y proceder a la reparación de la vía en el tramo urbano más utilizado por los ciudadanos. No obstante, hay que recalcar que la titularidad de las aceras sigue siendo del Ministerio de Fomento, a quien se ha tenido que pedir autorización para poder llevar a cabo la reparación, y a quien se remiten también las denuncias de los ciudadanos por caída a causa del mal estado de las aceras.

Esta fase supone la reparación de 8.300 m2 de aceras, así como la reposición de 18 bancos, 21 papeleras y 133 alcorques, además de la reposición de las vallas laterales existentes, que se une al ya ejecutado recientemente, en el que se actúo sobre 4.168 m2 de suelo, con la reposición de 18 bancos, 10 papeleras y 50 alcorques. En conjunto supone la total renovación de 12.468 m2 de superficie y de 2,2 km lineales.

En definitiva una obra de grandes dimensiones en la mejora del tránsito peatonal y de la seguridad de los ciudadanos en una zona muy concurrida por los zamoranos, que unido a otras 30 calles que se han renovado recientemente en la ciudad supone el mayor proyecto que se ha llevado a cabo en la ciudad. A estas grandes actuaciones hay que unir A estas actuaciones los contratos anuales de mantenimiento de aceras con un importe anual de 200.000 euros con más de un centenar de actuaciones en la ciudad, así como los trabajos que realizarán los trabajadores del Plan Emplea que el año pasado realizaron más de 800 pequeñas actuaciones.