La Comisión Europea ha aprobado este jueves destinar 226 millones de euros para completar línea de AVE que unirá Madrid y Santiago de Compostela, en concreto para las obras del tramo Lubián-Taboadela. Fondos que irán con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Europa espera que el AVE a Galicia pueda entrar en funcionamiento en enero de 2022 y destaca que esta inversión servirá para potenciar la alta velocidad ferroviaria en el norte de España, al reducir los cuellos de botella, reducir significativamente los tiempos de viaje y aumentar la comodidad de los pasajeros y la frecuencia del servicio.

«El proyecto impulsará la economía local pero también la de la UE en general, porque es parte de la red transeuropea que conectará mejor el sudoeste de Europa con el resto del continente», ha destacado en un comunicado la comisaria de Cohesión, Elisa Ferreira.