La Unión Profesional de Apicultores de Zamora celebrará este sábado en la sede zamorana de la Fundación Rei Afonso Henriques su primera asamblea general.

Desde su fundación en marzo de este año aglutina ya a medio centenar de socios que suman casi el 20% de las colmenas provinciales. Posee una póliza de seguros cercana al millón de euros, especialmente elaborada para sus asociados, tramita las ayudas y adquiere, a precios muy competitivos, los tratamientos sanitarios obligatorios en la apicultura.

La asociación, especialmente creada para reunir en una misma organización a los apicultores profesionales (>150 colmenas) de la provincia, también está abierta a apicultores no profesionales o de autoconsumo. Sanitariamente hablando, es imprescindible dirigir todos los esfuerzos en un mismo sentido, para tratar de contener los efectos del ácaro Varroa destructor, principal enemigo de las abejas, así como de otras enfermedades o plagas como los abejarucos o la muy posible y próxima llegada de Vespa velutina, la temida avispa asiática.

En paralelo a esto, pero en el campo de la calidad, la organización trabaja ya, desde hace varios meses, para la consecución de la marca de calidad “Miel de Zamora” que otorgará, en base a la norma de calidad de la miel, un valor añadido a las mieles de la provincia, de la mano de la Excma. Diputación Provincial, con quien además se predispone a iniciar en breve labores de formación en cuanto a iniciación de la actividad o cría de reinas.

En su primera asamblea se tratarán estos y otros temas, según el orden del día, pero la principal intención, en palabras del Presidente Daniel Ganado Sastre, es presentar a los socios a todos y cada uno de los miembros de la Junta Directiva y del Cuerpo Técnico, pues es directamente con ellos con quienes los socios deben tratar las distintas cuestiones del día a día de la agrupación, como son la sanitaria, de seguros, de compras conjuntas, de venta de productos, de formación, de ayudas o de asesoramiento.

Apis Durii se encuentra abierta a todos los apicultores zamoranos, que tras el abono de la cuota (que incluye el seguro de Responsabilidad Civil y Daños para las primeras 25 colmenas) podrán ya beneficiarse de sus servicios y contribuir a fortalecer y dinamizar un sector en alza en nuestro medio rural.

Compartir