En primer lugar, intervino Josep Casanova Obiols, director voluntario de Cáritas Diocesana de Urgell que desgranó el proyecto integral Eco Cambio, concebido con carácter transversal y como “directorio de las diferentes propuestas relacionadas con la ecología integral”. En su disertación Casanova se refirió a la encíclica Laudato Si: “Pensábamos que el tema del Medio Ambiente era un tema de recursos pero la encíclica, nos recuerda que la ecología es algo humano: desigualdad y emergencia climática están interrelacionados”.

El proyecto Eco-cambio se estructura en tres líneas de actuación. Por una parte, busca crear conciencia ecológica de manera colectiva, a través de conferencias, talleres en escuelas y campañas contra el despilfarro alimentario. La segunda línea busca crear propuestas concretas, visibilizar e implicar. Finalmente, la tercera (Cáritas Actúa) pretende principalmente que los proyectos de economía social interrelacionen el ámbito social con el ambiental.

Como iniciativas concretas Josep Casanova se refirió en varias ocasiones a EspaiGrapats y NouGrapats (empresa de inserción) con múltiples actividades como recogida selectiva y venta de ropa y muebles de segunda mano, alquiler de vajillas o reparto de paquetería.

Por parte de Cáritas Diocesana de Zamora intervino Begoña Martín Morillo, responsable del área de Economía Social. Martín presentó el proyecto textil Moda Re.  El origen del proyecto se encuentra en el año 2013, cuando Cáritas Zamora creó una empresa multiservicio de inserción (Camino de Inserción). El proyecto se basa en una “economía circular de doble vertiente”, con una finalidad social: creación de empleos dignos para personas en situación o riesgo de exclusión social y una finalidad ecológica.

Martín reveló algunas cifras que reflejan la importancia de este proyecto. En la actualidad cuenta con 13 trabajadores, 96 puntos de recogida de residuo textil y 85 contenedores en las calles de Zamora (capital y provincia). El proceso textil incluye una planta de clasificación y un área logística que en 2019 procesó 500 toneladas de residuo textil.

Finalmente, las prendas seleccionadas e higienizadas se ponen a disposición del público en la tienda El Armario de la Reina, situada en la calle La Reina de Zamora. En este establecimiento se entregan prendas a las personas atendidas por las Cáritas parroquiales si bien “todo el mundo puede acudir a la tienda, con precios muy económicos” resaltó Begoña Martín. Los beneficios revierten en el propio proyecto.

Finalmente, resaltó el valor ecológico de esta iniciativa empresarial. Se reduce la cantidad de ropa que iría a parar a los vertederos, se da una segunda oportunidad a prendas ya usadas y, por tanto, se ahorran los recursos que se emplearían en la fabricación de nuevas prendas.