Imitando el sencillo manto de luto que viste la Virgen, las Damas de la Soledad han salido esta tarde-noche en procesión vistiendo capa con capucha de lienzo negro, medalla y tulipa.

La Virgen de la Soledad, donada por Joaquín Muñiz a la congregación en 1886, fue realizada por el imaginero Ramón Álvarez, saliendo en procesión por primera vez en el año 1886. Bella y querida imagen, que transmite la resignación y serenidad del momento, en el día de hoy ha cambiado su manto de terciopelo negro bordado en oro del Viernes Santo por un sencillo manto negro.

La Virgen más venerada por todos los zamoranos ha vuelto al tempo de salida después de inundar de emoción las calles de la ciudad. Su rostro salpicado por lágrimas y sus manos entrelazadas sujetando un rosario han encogido los corazones de todos los que han presenciado su solemne paso en este Sábado Santo.

[ngg_images source=»galleries» container_ids=»280″ display_type=»photocrati-nextgen_basic_thumbnails» override_thumbnail_settings=»0″ thumbnail_width=»240″ thumbnail_height=»160″ thumbnail_crop=»1″ images_per_page=»140″ number_of_columns=»0″ ajax_pagination=»1″ show_all_in_lightbox=»0″ use_imagebrowser_effect=»0″ show_slideshow_link=»0″ slideshow_link_text=»[Mostrar presentación de diapositivas]» order_by=»sortorder» order_direction=»ASC» returns=»included» maximum_entity_count=»500″]