El Procurador por Zamora del Grupo Parlamentario Socialista, José Ignacio Martín Benito, defenderá en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León que se celebra mañana lunes 18 de marzo la Proposición No de Ley en la que el PSOE insta a “la Junta de Castilla y León a reparar y subsanar de manera definitiva y satisfactoria los problemas de construcción que presenta el Centro de Salud de Bermillo de Sayago, con el fin de evitar las humedades, goteras e inundaciones que se producen en el Centro cada vez que hay episodios de lluvia, nevadas o tormentas. En el mismo sentido instan a la Junta a dar una solución a la zona de la ambulancia, al objeto de que esta pueda acceder a una zona cubierta cuando traslada a pacientes”.

Tal y como señalan en la iniciativa parlamentaria: el Centro de Salud de Bermillo de Sayago fue inaugurado por el Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León el 8 de julio de 2008 para dar asistencia a más de 7.000 usuarios de la comarca. En su inauguración el Consejero situó está construcción dentro del Plan de Infraestructuras Sanitarias 2002-2010, para “modernizar y mejorar” las infraestructuras sanitarias y asistenciales de la Comunidad. “Desde entonces, diversas han sido las deficiencias y desperfectos que han aflorado en la construcción. Las últimas tan tenido lugar el año en curso, por lo que el grupo parlamentario socialista formuló una pregunta escrita a la Junta de Castilla y León el pasado mes de marzo de este año”.

En respuesta parlamentaria de 16 de abril de 2018, el Consejero de Sanidad, en relación con los desperfectos en la construcción del Centro de Salud de Bermillo de Sayago contestaba a los procuradores abajo firmantes que “la Gerencia Regional de Salud tiene previsto abordar los trabajos en el menor tiempo posible, una vez que se decida qué solución técnica es la más adecuada, teniendo en cuenta que las reparaciones realizadas hasta la fecha no han dado el resultado esperado”.

Señalan José Ignacio Martín Benito y Ana Sánchez que “desde entonces se han producido nuevas inundaciones en el Centro de Salud. La tarde-noche del pasado 28 de junio de 2018, las lluvias produjeron inundaciones en el interior del edificio y ocasionaron desprendimientos de techos. Se cortó el suministro eléctrico y las puertas automáticas se quedaron abiertas durante toda la noche mientras el agua caía en el vestíbulo del edificio, mientras el personal sanitario hacía guardia en Urgencias. Por ello, presentamos una nueva pregunta parlamentaria, que está pendiente de contestación por parte de la Junta de Castilla y León”.

Posteriormente el lunes 3 de septiembre de 2018 se produjo una nueva inundación consecuencia de una nueva tormenta que volvió a poner en evidencia las deficiencias del edificio. Volvió a caer a chorro desde el techo, ante la impotencia de los pacientes y también de los profesionales que trabajan en el citado centro.

Pasillos y despachos volvieron a llenarse cubos para recoger las goteras y de cartones esparcidos en el suelo para absorber la humedad.  Problemas similares a todos los anteriores – y ya van unos cuántos- desde que el Centro de Salud de Bermillo fue inaugurado. También ha trascendido que el agua se cuela por los conductos de aire acondicionado desde la parte alta hasta la planta baja, ya que el edificio carece de una cubierta tradicional.

Los Procuradores del PSOE de Zamora añaden que “cuando visitamos el Centro de Salud de Bermillo en Julio de 2018, comprobamos como se estaban haciendo algunos parcheos para arreglar parte de los desperfectos de la última inundación -desprendimientos-. La visita realizada por los tres procuradores abajo firmantes para conocer los problemas de esta infraestructura con fallos de construcción, se pudo comprobar in situ los problemas de humedades y de cubierta. Junto a ello comprobamos también la ambulancia no puede entrar en la zona habilitada porque el techo es bajo, el suelo alto y a los pacientes deben bajarlos a la intemperie”.

En 2013 cumplió el periodo de garantía de las obras. Hasta esa fecha, según información de la Junta de Castilla y León, la empresa adjudicataria de las obras, Imasa Ingeniería y Proyectos, S. A. acometió la subsanación de los desperfectos ocasionados por humedades y goteras. Desde entonces, los problemas se han ido sucediendo, sin que se hayan resuelto de una manera satisfactoria y definitiva.