El próximo viernes se celebra el día mundial de la donación de sangre y la hermandad de donantes de Zamora ha aprovechado para realizar un llamamiento e incrementar las donaciones de cara al verano, un momento que tradicionalmente era  crítico por el descenso de la reservas de sangre, el incremento de las necesidades y la reducción de quienes se acercan a los hospitales y puntos móviles a donar sangre, aunque se ha logrado revertir esa tendencia  en el último año, según explicó este miércoles Jesús Murias, presidente regional de la Federación de Donantes  de Sangre. “Estamos satisfechos porque en el mes donde más se desplaza la gente se consiguieron incrementar las donaciones y, aunque es un gran esfuerzo, si todos nos movilizaciones se puede conseguir”, dijo.

Murias recordó que Castilla y León necesita entre 450 y 500 bolsas de sangre al día y  las reservas están permanentemente vigiladas para evitar hacer llamamientos especiales. “Se cuida mucho que no bajen las reservas”.

También en la provincia de Zamora  se ha conseguido aumentar las donaciones. En los cinco primeros meses del año se han incrementado un 12,68% pasando de las 1. 988 logradas el pasado año a las 2.240 de este ejercicio. También han aumentado los nuevos donantes, en un porcentaje menor, del 1,69%, pero es un dato especialmente significativo para la hermandad de donantes de sangre en Zamora por lo que supone para asegurar las donaciones en el futuro.