Las fiestas de San Pedro se están desarrollan con “normalidad” y “tranquilidad” las dos palabras utilizadas este sábado por el concejal de Seguridad Ciudadana, Antidio Fagúndez, al hacer balance de lo ocurrido en la ciudad durante estos nueve días.

Según explicó, la Policía Local ha hecho especial hincapié en el control de alcohol por parte de menores y cada día se han identificado entre 25 y 30 jóvenes menores de edad dando aviso a sus padres. Además, se han impuesto cinco denuncias a bares que estaban vendiendo alcohol a menores, tres de ellas en la noche del viernes al sábado. De la misma manera, añadió, se ha intentado que se respete el reglamento de funcionamiento de las peñas y se han incautado cada día entre uno y dos carros por “poner en peligro” la salud de los jóvenes peñistas y de su entorno.

El control del consumo de alcohol y drogas al volante también se ha realizado de forma sistemática durante estas fiestas. El 6% de las pruebas de alcoholemia realizadas ha dado positivo, un porcentaje que se reduce hasta el 2% en el caso de las drogas.

A lo largo de estos días se han atendido 31 incidentes sanitarios leves, la mayor parte de ellos relacionados con el consumo de alcohol.

Además, los cuerpos de seguridad han intervenido en dos peleas sin mayores consecuencias, apenas con pequeñas agresiones y tumultos.

Fagúndez señaló que a pesar de estos incidentes, el Ayuntamiento de Zamora está “contento y satisfecho” de cómo han transcurrido las fiestas, con mucho público en la calle, como lo han demostrado las ferias de la cerámica y del ajo, y con más días de actividades de lo habitual.

El concejal de Seguridad Ciudadana agradeció la labor de los servicios municipales, tanto Cultura, que ha hecho posible la organización de las fiestas, como la limpieza viaria, los servicios de emergencia, bomberos, protección civil y, especialmente, Policía Local, que ha estado trabajando para evitar incidentes en colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil.