Foto de archivo 112 Castilla y León

Las lluvias que han acompañado a las últimas tormentas caídas sobre la provincia en los últimos días no han servido para rebajar el riesgo de incendios forestales. El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, ha insistido este lunes en que el campo “está muy seco y por tanto el riesgo de incendios sigue siendo muy elevado por lo que sigue siendo necesario extremar las precauciones”.

Castro ha explicado que las últimas lluvias han sido escasas y muy localizadas, por lo que no han servido para llevar humedad a campo zamorano, donde sigue habiendo mucho material vegetal susceptible de ser pasto de las llamas.

Buena prueba de este elevado riesgo son los dos incendios registrado en las últimas horas, en Muelas y Villalcampo, donde se han quemado bastantes hectáreas.

A pesar de todo, ha señalado Alberto Castro, la temporada de incendios sigue teniendo un balance positivo con apenas un centenar de incendios en lo que va de año, “cuando a estas alturas el año pasado se habían rebasado los 500”.